English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Cómo detectar los correos electrónicos peligrosos

Los criminales son cada vez más inteligentes y su último modus operandi es enmascarar sus correos electrónicos maliciosos para que parezca que provienen de marcas de renombre. // Fuente: Niamh Lynch

La semana pasada, descubrí que un tío lejano, el rey Nelson Mandela de la República Federal de Benín, me había dejado una herencia de 50 billones de dólares. Historia verdadera.

Si bien es posible reírse de estos correos electrónicos obviamente no deseados, los criminales son cada vez más inteligentes y su último modus operandi es enmascarar sus correos electrónicos maliciosos para que parezca que provienen de marcas de renombre.


¿Parece legítimo? No lo es


¡Para evitar los correos electrónicos peligrosos que podrían tener consecuencias catastróficas, sigue los siguientes consejos!


1. Si no lo solicitas, ¡no hagas clic en él!

Esta es la regla de oro. Si no realizas una solicitud a una persona o empresa, no hay razón para que te envíen correos electrónicos con instrucciones o, peor, archivos adjuntos. Así que a menos que hayas solicitado información específicamente a tu banco, no debes esperar que un “gerente de banco” entre en contacto contigo.

2. ¿Correo electrónico sospechoso? Busca el texto en Google

Correos electrónicos relacionados con fraudes y programas maliciosos tienden a utilizar los mismos textos, a veces con pequeños cambios. Manten los ojos abiertos para:


  • Frases sin sentido, faltas de ortografía y palabras extrañas derivadas de traducciones automáticas – como “Con el debido respeto a su persona y mucho sinceramente a propósito hago este contacto electrónico con usted”
  • Imágenes mal colocadas o de baja calidad.
  • No hay referencias personales: estos mensajes de correo electrónico generalmente no se dirigen por su nombre (Estimado Beneficiario)
  • Una sensación de urgencia. Estos correos electrónicos son siempre alarmista, apelando a su sentido más básico – el miedo. Con frecuencia mencionan consecuencias terribles, multas y cargos.

Copia y pega el correo electrónico en un motor de búsqueda y echa un buen vistazo a los resultados. Estará claro si las palabras provienen de una estafa bien conocida.

3. ¿Hay un archivo adjunto? ¡Ni siquiera pienses en hacer clic!

En sí mismo, el texto del correo electrónico puede no ser peligroso. El verdadero peligro radica en los enlaces y archivos adjuntos. De hecho, las personas que hacen clic en los archivos adjuntos sea probablemente la mayor causa de infecciones del correo electrónico.

Incluso los tipos de archivos aparentemente inofensivos como .doc, .pdf, .xls pueden contener códigos maliciosos y hacer un daño grave.

4. ¿Enlaces? Analízalos en un clic


Otra manera en la que los ciberdelincuentes buscan víctimas es mediante el uso de enlaces falsos o encubiertos. Si tienes alguna duda, basta con mover el puntero del ratón sobre el enlace para ver cuál es la dirección real:



Enlaces abreviados son otra amenaza potencial, ya que no puedes ver dónde te va a llevar el vínculo antes de hacer clic en él. Con el fin de “desenmascarar” enlaces abreviados, puedes utilizar servicios como UnShorten.

5. Nunca respondas o reenvíes

Responder a un correo electrónico sospechoso proporciona al criminal información valiosa. Para empezar, se le hace saber que su dirección es real, y que alguien la supervisa.

Tampoco reenvíes el correo electrónico, ya que básicamente estarás haciéndole un favor a los ciberdelincuentes.

6. En caso de duda, entre en contacto a través de otros medios

¿Todavía tiene dudas acerca del correo? Resiste el impulso de hacer clic y en su lugar llama o escribe un mensaje al presunto emisor.

Si resulta que unos amigos están enviándole correo electrónico sospechoso, ¡no se enfade con ellos! Probablemente ni siquiera sabían lo que estaba pasando, y es muy posible que la bandeja de entrada o su dirección de correo electrónico ha sido secuestrada con el fin de enviar más correo fraudulento.

7. Utilice un navegador seguro y lea su correo en línea

Clientes web de correo electrónico clásicas, como Microsoft Outlook, son muy vulnerables a los ataques de su correo electrónico. ¿Nuestro consejo? Utilizar un cliente web (Gmail, Hotmail, Yahoo Mail, etc.) en un navegador seguro, moderno (Chrome, Firefox, etc.)

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Escobar La Revista Digital
Publicar un comentario

Entradas populares