English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La antorcha de los Juegos Olímpicos inicia su recorrido por Brasil

Antes de encender la llama en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos Río 2016, prevista el 5 de agosto, la antorcha olímpica visitará 335 ciudades de todas las regiones de Brasil.

La jornada se inicia el 21 de abril de 2016 en Olimpia, ciudad griega cuna de los Juegos Olímpicos, y tras un breve recorrido por el país la antorcha llegará a Atenas para la ceremonia de entrega a Brasil. El comienzo de la gira por el país sede arranca el 3 de mayo en Brasilia.

Comienza entonces un largo viaje por cada una de las regiones de Brasil: centro-oeste, sudeste, nordeste, norte y sur. Durante la ruta del relevo en Brasil la antorcha será llevada por unos 12 mil participantes, y volará 10.000 mil millas alrededor del país. El símbolo olímpico pasará por 83 municipios elegidos como las "ciudades de celebración", que incluye las 27 capitales de los estados y el Distrito Federal.

El relevo será acompañado, además de los conductores, por una caravana de vehículos que pasará por 500 localidades: más de 300 ciudades recibirán el relevo propiamente dicho y otras 200 asistirán al paso de la caravana con la llama expuesta.


Brasilia, destino de estudio de arquitectos de todo el mundo, es un verdadero museo al aire libre. Las líneas sinuosas de Oscar Niemeyer y el sorprendente trazado urbano de Lúcio Costa están presentes en varios monumentos, edificios públicos, plazas y en el paisajismo de la capital de Brasil.

Destino de turismo cívico y cultural, la ciudad expande cada vez más su vocación en el segmento de negocios y ocio, con una oferta de ecoturismo y turismo de aventura a pocos kilómetros del centro.

Por ser una ciudad planificada, Brasilia cuenta con atracciones icónicas, como la Esplanada dos Ministerios, donde se concentran los organismos del Poder Ejecutivo del Gobierno Federal; la Plaza de los Tres Poderes; el Congreso Nacional; el Palacio do Planalto, sede de la Presidencia de la República; la Catedral y el Palacio da Alvorada. Para disfrutar del ocio se pueden acercar al Parque de la Ciudad; el Lago Paranoá, con clubes y restaurantes en el paseo marítimo; y el Pontão do Lago Sul. Ermida Dom Bosco es también un excelente lugar para disfrutar de la naturaleza y de la puesta del sol.

Cabe destacar que el Ministerio de Turismo invirtió cerca de 23,8 millones de reales en obras de infraestructura turística para hacer de la capital un gran atractivo nacional e internacional. La última intervención, que tuvo gran impacto en la Copa Mundial de Fútbol, fue la señalización turística en tres idiomas en los principales lugares de interés de Brasilia. Otra obra importante fue la reforma del Centro de Convenciones Ulysses Guimarães, lo que permitió la expansión de la oferta de eventos y shows, a la altura de la reputación de Brasilia como una ciudad musical.

De Brasilia, la antorcha seguirá hacia las ciudades de Anápolis, Goiânia y Caldas Novas, en Goiás.

Caldas Novas – la cuna de las aguas termales en Brasil

El circuito de aguas calientes es uno de los destinos turísticos más populares de Goiás. La ciudad de Caldas Novas cuenta con el complejo de aguas termales más grande del mundo, con ríos, piscinas y fuentes de aguas naturalmente calientes, además de una enorme playa artificial. En pleno bosque se puede, incluso, hacer surf.

Para los que prefieren la noche, la ciudad también ofrece excelentes opciones. Las fiestas se suelen organizar en hoteles de la ciudad, pero en el centro el movimiento también es intenso cuando cae la noche. Bares y restaurantes se llenan de turistas y habitantes locales que disfrutan de buena música en vivo – casi siempre ‘sertaneja’ – y una sabrosa cocina regional rica en pescado, aves y frutos del Cerrado, como el pequi. El clásico imperdible es el pescado hecho en teja.

La ciudad cuenta con 100 mil plazas de alojamiento, posee vuelos regulares y recibe 3 millones de turista al año.
Ecoturismo – Paseos para contemplar la naturaleza

El recorrido de la antorcha por la región centro-oeste también desfilará por destinos ideales para practicar ecoturismo.

En el estado de Mato Grosso, el símbolo del evento deportivo más grande del mundo pasará por cuatro municipios: Várzea Grande, Chapada dos Guimarães, Nobres y la capital, Cuiabá. Los turistas que estén siguiendo el relevo de la antorcha podrán disfrutar de las bellezas naturales de un área donde están presentes tres de los cinco paisajes bioclimáticos brasileños típicos: Cerrado, Pantanal y Amazonia.

Además, el Mato Grosso cuenta con un área de preservación ambiental que esconde el Parque Nacional Chapada dos Guimarães. Este sitio presenta hermosos escenarios distribuidos en varios ambientes que permiten la contemplación de especies de la flora y la fauna autóctonas.

El parque forma parte de la cuenca del Alto Paraguay, que da origen al Río Cuiabá, otro atractivo imperdible del estado. Cuiabá, una de las ciudades de estadía de la antorcha olímpica, es uno de los portones de entrada de esta maravilla, que contribuye a que Brasil sea considerado el primero del mundo en recursos naturales, según el Foro Económico Mundial.

Por su parte, Chapada dos Guimarães, está situado a 35 km de Cuiabá, y el Parque da Chapada alberga un paisaje natural que atrae a turistas locales e internacionales. Quien visita este destino puede admirar los acantilados y nacientes de la región. De acuerdo con la Secretaría de Estado y Desarrollo, hay 487 cascadas distribuidas en espacios con restos arqueológicos y paleontológicos.

En Mato Grosso do Sul, estado vecino, la antorcha pasará por ocho ciudades. Para los amantes de la naturaleza se recomienda disfrutar de diferentes paseos en la ciudad de Bonito, que está a 250 km de la capital. A modo de ejemplo, el paseo flotante por la Barra do Sucuri de Bonito, donde se encuentran las aguas del Río Sucuri con el Río Formoso.

Sin duda, Bonito es un lugar imperdible para los que buscan el contacto con la naturaleza, buceo, rappel, paseos a caballo, caminatas ecológicas, hermosas cascadas y la gastronomía regional, hecha típicamente en horno a leña. También hay safaris para la observación de animales salvajes, cabalgatas por llanuras exuberantes, paseos en canoa para contemplar la puesta del sol y caminatas en la selva en busca de un contacto más cercano con la naturaleza.

Por otra parte, las posadas de la región ofrecen paquetes de 3 a 5 días que, por lo general, incluyen un guía naturalista, paseos, comidas y, en algunos casos, el traslado desde el aeropuerto hasta la posada.


Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Escobar La Revista Digital
Publicar un comentario

Entradas populares