English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¿Conjuntivitis felina? Echarle gotas de ojos al gato en seis pasos

La conjuntivitis es muy frecuente en los gatos, y cuando aparece hay que suministrarles gotas o pomada en los ojos. Los ojos de los gatos también tienen sus puntos débiles. Son muy delicados, por lo que las enfermedades oculares no son extrañas en ellos. Entre todas las dolencias, la conjuntivitis es la más frecuente. Cuando aparece, el felino llora y tiene los ojos muy sensibles, presentan más legañas de lo habitual y estas se tornan de un color verde. El tratamiento consta de unas gotas o pomada para los ojos. Pero ponérselas puede resultar difícil. ¿Cómo se le dan las gotas de los ojos al gato? En el siguiente artículo se explica de qué manera hacerlo con éxito en seis pasos (con vídeo), y sin estrés. // Por EVA SAN MARTÍN

Ojos de gato: misteriosos pero vulnerables a la conjuntivitis
Los ojos de los felinos han evolucionado de forma espectacular para habilitarles la visión tanto dentro como fuera de las casas: su campo de visión es más amplio que el humano y ven hasta ocho veces mejor con luz tenue. Además, sus ojos son enormes en comparación con su cara, una llamativa transformación causada por la necesidad de cazar hasta altas horas de la madrugada.

"Si nos fijamos, no hay tanta diferencia de tamaño entre los ojos de los gatos y los humanos", explica el científico especializado en estos animales John Bradshaw, autor de 'Cat Sense', (Allen Lane, 2013).


Por desgracia, estas transformaciones "también han hecho los ojos felinos extremadamente vulnerables a las heridas y a ciertas enfermedades que pueden afectar de forma notable su visión", concluye un estudio extenso sobre salud en gatos realizado por la Universidad de Cornell (EE.UU).

Esto explica por qué las dolencias de ojos en gatos no son extrañas. "Y, entre ellas, la más frecuente es la conjuntivitis felina, una inflamación de la membrana mucosa que recubre la superficie interna del párpado y el exterior del globo ocular", dice el veterinario Thomas Kern.

¿Las legañas del gato son demasiado abundantes y se han tornado de un color verde? ¿Tiene los ojos demasiado llorosos? Estas son señales de que puede padecer conjuntivitis.

Pero, ¿qué se debe hacer entonces? A continuación se da la respuesta, en seis pasos.

Paso 1. Acudir al veterinario a por las gotas del gato
El primer paso es acudir al veterinario para que examine al gato y le ponga el tratamiento adecuado, que es habitual que consista en unas gotas o pomada con antibiótico. Con él en la mano, hay que volver a casa y tratar a la mascota durante al menos una semana. Pero, ¿cómo se aplican con éxito y sin generarle estrés?

Paso 2. Limpieza antes de ponerle gotas en los ojos del gato
Antes de comenzar la limpieza de los ojos del felino, hay que lavarse muy bien las manos con agua y jabón. Este paso hay que repetirlo de nuevo una vez que se haya acabado. Se debe leer bien el prospecto y las instrucciones, así como respetar las dosis.

También es normal que el veterinario recomiende limpiar con suero fisiológico los ojos del gato antes de administrarle las gotas con medicamento.

Paso 3. Agarrar la cabeza del gato o usar una toalla
"Para suministrar las gotas en los ojos del felino es importante sostener su cabeza con suavidad pero con firmeza y ligeramente inclinada hacia arriba", explica la Asociación para el Cuidado del Gato.



Si se está en casa, resulta cómodo tratar de colocar al felino en el regazo y sostener sus patas. Si está demasiado nervioso, suele funcionar abrazarle con una toalla, de modo que solo asome su cabeza.

Paso 4. Abrir los ojos del gato con una mano
Conviene sujetar el bote de medicamento con las gotas entre los dedos pulgar e índice. Pero, ¡ojo! Hay que asegurarse de que el extremo del recipiente no entra en contacto con el ojo del gato al apretar y dejar caer la gota. Se debe abrir sus ojos de forma generosa con el pulgar y dedo índice de la mano libre y dejar caer la gota en la línea del ojo.

En caso de que el veterinario haya recetado una pomada, las instrucciones son iguales, con la dosis correcta indicada.

Paso 5. Masaje para repartir las gotas por el ojo felino
Una vez que la gota o pomada entra en contacto con el ojo del felino, llega el momento de cerrárselo y masajear el párpado con suavidad. Este masaje permitirá repartir el medicamento por todo su ojo.

En este vídeo se detalla paso a paso cómo echar las gotas de los ojos al gato en casa.


Paso 6. Si se fracasa con las gotas del gato, hay que pedir ayuda
No todos los felinos aguantan bien que se intente manipularles, máxime cuando es en una zona tan sensible como sus ojos. Pero, ¿qué hacer cuando la mascota no se deja administrar este tratamiento y trata de zafarse con sus garras e incluso bufa, de puro estrés felino?

En estos casos, lo mejor es ponerse en contacto con el veterinario, exponerle el problema y pedirle ayuda.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Escobar La Revista Digital
Publicar un comentario

Entradas populares