English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Él prefiere las caricias a las palabras

Los perros se sienten más motivados con el contacto físico que con las alabanzas vocales, una clave que puede ayudar a mejorar la relación del dueño con su mascota: La educación de un perro es cosa de dos: de la mascota y de su humano. En este camino, es importante aprender a comunicarse con el can, hacerle feliz y que se sienta contento y motivado. Pero, ¿qué prefiere el perro en este aprendizaje: caricias o palabras animosas? Como se aborda en el siguiente artículo, los científicos han estudiado este secreto de la comunicación con los canes y llegan a la conclusión de que los perros eligen los arrumacos antes que las felicitaciones vocales. // Por EVA SAN MARTÍN

¿Qué motiva a su perro? ¿Caricias o palabras?

La educación de un perro implica entenderse con el peludo compañero. Y en este hermoso y complejo camino, la comunicación con el can es esencial.

Los premios ayudan a allanarlo. Esto explica que las recompensas comestibles (y galletas caseras caninas) formen parte de algunos de los entrenamientos más usuales e importantes, entre ellos, lograr que el perro no tire de la correa.

Pero, además de utilizar los premios comestibles y juguetes (fundamentales para su salud física y mental), es importante entender qué motiva al can. ¿Prefiere las caricias o escuchar palabras amables, como "muy bien" o un enérgico "sí"?

"Quiéreme y dame muchas caricias". Firmado: el perro


¿Mimitos o palabras? ¿Qué es más efectivo para comunicarse con el perro? Un equipo de científicos de la Universidad de Florida (EE.UU.) se ha propuesto arrojar luz sobre esta importante cuestión en la relación entre humanos y canes. Y responden: con diferencia, lo primero.

"Los perros prefieren ser acariciados antes que recibir felicitaciones vocales; y esto es algo que se repite tanto entre canes sin dueño como entre los que ya han sido adoptados", explica la etóloga canina Erica Feuerbacher, coordinadora de la investigación.

Para ello, estos expertos han analizado cómo responden los perros ante distintas interacciones humanas, verbales y felicitaciones físicas (caricias). Todos los grupos de canes estudiados se sintieron más motivados por el contacto físico cariñoso (arrumacos), y lo demostraron manteniéndose más próximos a la persona.

"Las felicitaciones vocales, por sí solas, provocan un resultado en nuestros perros similar al que muestran cuando no interactuamos con ellos; y solo resultan eficaces cuando van acompañadas de otros refuerzos", añade la especialista en comportamiento canino. Dicho de otro modo, las palabras son algo que hay que sazonar para que resulten efectivas: con premios o juegos.

Por el contrario, los canes parecen no cansarse de recibir caricias. En otras palabras, el contacto físico resulta esencial en el importante camino de la educación y comunicación con los perros.

La comida: eficaz herramienta en la educación del perro

La comida y los premios sabrosos (trozos pequeños de salchicha y galletas caseras) resultan una de las herramientas más eficaces para estrechar la comunicación con los perros.

Aunque tanto los alimentos como las caricias son efectivos conductores del aprendizaje canino y les motivan, ¿cuál de los dos refuerzos positivos es más eficaz? Según otro reciente estudio, la comida.

¿Entonces, ¿cuál es la clave? Aprender a comunicarse y a entenderse con el perro, con paciencia, buena disposición, y con todas las herramientas positivas que se tengan a mano: sean comida, caricias o juegos. O, mejor aún, una combinación de las anteriores.

Escobar La Revista Digital
Publicar un comentario

Entradas populares