English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Abandonar una red social para siempre y sin dejar rastro

escobar la revista digital
Las redes sociales más importantes contemplan la posibilidad de abandonarlas de forma definitiva, aunque no se hacen responsables de la información vertida a terceros o indizable por los buscadores / / Por JORDI SABATÉ

Suspender o desactivar por un tiempo nuestra cuenta en una red social es bastante sencillo y deja la opción de volver a retomarla si en algún momento del futuro cambiamos de opinión. Eliminar la cuenta de forma definitiva de Facebook, Twitter, WhatsApp o Instagram es un poco más complicado, pero también está al alcance de cualquier usuario, como se explica a continuación. Ahora bien, la mayoría de servicios no se hace cargo de los comentarios, imágenes y vídeos que hayamos dejado en el muro o time line de nuestros contactos o que hayamos expuesto de forma pública. De este modo, podría ocurrir que un comentario, un tuit, una fotografía o un artículo recomendado por nosotros volviera a reaparecer si alguien lo recuperara, o bien fuera indizado por Google.

Desactivar mi Cuenta en Facebook

Si lo que queremos es tomarnos un descanso temporal con derecho a regreso, debemos suspender nuestra cuenta. Esto se hace desde nuestra página de inicio. En la barra de menú superior, en el extremo derecho, hay una pequeña flecha que indica un menú desplegable. Si hacemos clic en la flecha, nos aparecerán las opciones del menú, una de las cuales es la "configuración de la cuenta". En dicha configuración, abrimos otro menú lateral izquierdo donde veremos la opción de "seguridad". Hacemos clic en seguridad y se nos abrirá un cuadro de diálogo en cuya parte inferior aparece la opción "desactivar cuenta". Allí Facebook nos brinda la oportunidad de suspender la cuenta, con lo que todos nuestros contenidos desaparecerán y nuestros amigos no podrán ponerse en contacto con nosotros.

Pero la red seguirá conservando nuestros datos y contenidos por si deseamos volver. Si así lo queremos, solo deberemos poner nuestra dirección de correo y contraseña al entrar al servicio de nuevo, con lo que este se reactivará. Si no indicamos que no queremos recibir correo, aunque estemos desactivados, seguiremos recibiendo notificaciones cada vez que nuestros amigos pongan un nuevo contenido.


Salir para siempre de Facebook

Si nuestro interés es eliminar de manera definitiva la cuenta de Facebook, basta con hacer clic en este enlace para poder conseguirlo. Se puede acceder igual a esta opción desde el menú de "ayuda", pero no resulta sencillo al usuario medio.

Si decidimos hacer desaparecer nuestra cuenta, Facebook nos avisa de que el plazo de demora de borrado de la cuenta es de 14 días, tras los cuales perderemos todos los contenidos que vertimos en la red. Nos aconseja, por tanto, descargar una copia de toda la información que acumulamos para poder conservarla.

Del mismo modo, nos asegura que este tipo de datos no serán visibles a ningún otro usuario. Ahora bien, está la excepción de los comentarios vertidos en el muro y los contenidos de nuestros contactos, ya que se consideran contenidos pertenecientes a otra persona; si este los busca, puede hallarlos. Tampoco esquivamos la posibilidad de que alguien pueda hacer capturas y conservarlas en forma de imagen.

Respecto a Google, Facebook garantiza que los contenidos borrados no pueden ser indizados por el buscador.

Salir de Twitter

Salir de Twitter es bastante sencillo, aunque hay que considerar una serie de premisas en el momento de desactivar una suscripción. Para hacerlo basta con ir a "configuración" y, una vez dentro de "cuenta", pulsar la opción "desactivar mi cuenta". Entonces Twitter nos avisará de que la desactivación tardará 30 días, durante los cuales podremos reactivar la cuenta iniciando sesión de nuevo. Después, la cuenta se eliminará de manera definitiva.

Si bien una vez desactivada una cuenta, todos nuestros tuits pasados desaparecen incluso de los históricos de otros usuarios, el servicio nos alerta de que no puede controlar que Google tenga algunos tuits -en especial si han sido polémicos o muy difundidos- grabados en una copia llamada caché y que los muestre en búsquedas. También avisa de que con la desactivación efectiva, los datos de la cuenta quedarán bloqueados, de modo que no podremos emplear ni el nombre de usuario, ni el mismo correo y contraseña que usamos en la antigua.

Salir de WhatsApp e Instagram

Para salir de WhatsApp, basta con ir a "ajustes", entrar en "cuenta" y pulsar "eliminar mi cuenta". Con ello se eliminarán los datos de la cuenta, así como la foto de perfil y también todos los grupos que hubiéramos creado y el historial de mensajes para el teléfono de donde queremos quitar este servicio de mensajería instantánea. Para proceder a la desaparición, la aplicación nos pide introducir el número de teléfono.

En el caso de Instagram la eliminación es más complicada, ya que no puede hacerse desde la propia app del teléfono y no basta con quitar esta de la pantalla. Hay que ir al sitio oficial de Instagram, introducir nuestros datos y entrar. Una vez dentro, iremos a "perfil", luego a "editar mi perfil" y, al final de la página a la derecha, veremos la opción "eliminar permanentemente mi cuenta".

Si así lo hacemos, borraremos todas nuestras fotos y las perderemos para siempre. También desaparecerán de Facebook si teníamos por defecto compartirlas en esta red social. Como alternativa, podemos descargar nuestras fotos al móvil para conservarlas antes de salir de manera definitiva del servicio. Por otro lado, debemos ser conscientes de que el nombre de usuario que teníamos en el servicio no lo podremos volver a utilizar.

Es mejor no tener que borrarse
La responsabilidad de la red social en lo que hacemos y decimos alcanza hasta la obligación de ser claros en el momento de advertir de los riesgos de las comunicaciones públicas y ofrecernos alternativas privadas para comunicarnos con nuestros contactos. Por lo tanto, la mejor manera de no lamentar haber hecho determinados comentarios, mostrado algunas imágenes o contactado con algunas personas es estudiar primero las alternativas de privacidad que ofrece el servicio y escoger la que menos problemas nos vaya a dar a la postre.
Contra la creencia general, el objetivo principal de la estancia en una red social no es ensanchar el círculo de nuestras amistades, sino profundizar en la relación con las que ya tenemos. En este sentido, una configuración del servicio que no nos dé visibilidad ante otros, pero nos asegure que lo que compartimos jamás aparecerá en Google ni otros usuarios podrán extenderlo, puede ser la idónea.
Si escogemos una compartición más abierta de opiniones y contenidos, al menos que sea con pleno conocimiento. Ahora bien, el tiempo juega a favor nuestro, por lo que si decidimos darnos de baja de un servicio 2.0 y deseamos que todo lo allí vertido sea olvidado, o que otras personas pierdan la capacidad de contacto con nosotros, esto será más probable a medida que pasen los días y los meses, ya que la nueva información generada por los usuarios que continúen activos será más relevante.
Escobar LA REVISTA Digitales
Publicar un comentario

Entradas populares