English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Tips para aliviar la resaca

Cualquier tipo de bebida alcohólica, incluidas las de baja graduación, genera efectos nocivos más o menos graves según quién beba y cuánto ingiera // Por MAITE ZUDAIRE / LAURA CAORSI de www.consumer.es

Los últimos días del año son motivo de reunión y de festejo, un escenario distendido de celebraciones y de encuentros donde, en simultáneo, no faltan los excesos. Además de las comidas copiosas y los típicos dulces navideños, el consumo de bebidas alcohólicas en estas fechas se dispara de manera alarmante. Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Emergencias (SEMES), solo en Nochevieja, las intoxicaciones etílicas pueden incrementarse hasta en un 300%. No hace falta llegar a esos extremos para conocer las consecuencias del alcohol. Entre comidas de trabajo, reuniones con amigos y encuentros familiares, durante estos días es frecuente beber de más, pasarse "un poco" con las copas y acabar con dolor de cabeza, náuseas, pesadez o dolor de estómago. Síntomas de la resaca. A continuación se presentan diez consejos nutricionales para aliviarla.

Aliviar la resaca: diez consejos para tener en cuenta

El alcohol es un tóxico, de modo que cualquier tipo de bebida alcohólica -incluidas las de baja graduación- generará efectos nocivos, más o menos graves según quién beba y cuánto ingiera. La gravedad de la resaca de alcohol está relacionada con la inflamación inducida por las impurezas de la bebida alcohólica y los subproductos del metabolismo del alcohol. Para evitar grandes perjuicios, conviene no ingerir bebidas alcohólicas con el estómago vacío. Cuanto más lleno esté, más tardará el alcohol en llegar a la sangre.


1. El único método infalible para evitar las resacas es evitar el alcohol, pero dado que en estas fechas parece un objetivo difícil de cumplir, la mejor opción es limitar su consumo al mínimo y buscar otras alternativas "con chispa" para disfrutar de las celebraciones. Los cócteles sin alcohol son una opción estupenda.

2. Hay muchas curas, remedios caseros y agentes profilácticos para afrontar las resacas, pero la evidencia científica de su efectividad, en general, es escasa. Algunos complementos ayudan a reducir unos síntomas específicos -como el dolor de cabeza o los vómitos-. Sin embargo, no son eficaces para atenuar otros, como la somnolencia y la fatiga.


3. Ante un consumo extraordinario de alcohol, todos los órganos se ven perjudicados, aunque hay uno en particular que sufre más: el hígado. Algunos alimentos acentúan su función depurativa y favorecen su recuperación tras un día de excesos. En este grupo figuran los vegetales verdes y con ligero sabor amargo, como la alcachofa, la achicoria, la endibia, el cardo, la escarola, el brócoli y el rábano.

4. La dieta no puede, por sí misma, evitar una resaca o curarla, pero una adecuada selección de alimentos sí puede servir de ayuda para mitigar las molestias. Estos alimentos deben ser poco exigentes con el hígado y la vesícula, los órganos que se encargan de digerir las grasas.

5. Las grasas y las comidas muy copiosas requieren que estos órganos trabajen más. Por tanto, en días de resaca no cabe probar frituras, guisos, estofados y asados contundentes. En su lugar, se optará por las cocciones al vapor, los estofados de verduras a fuego lento y hervidos, y la plancha.

6. Las frutas frescas también están recomendadas. Se pueden combinar y alternar con frutas asadas o en compota, muy suaves para la función digestiva. Algunas ideas: la compota de manzana y zanahoria, las manzanas asadas o las peras cocidas.


7. El mejor desayuno para una mañana de resaca debe ser liviano, nada copioso y sin excitantes. Es preferible beber una infusión o un té verde en lugar de café.

8. Las comidas y las cenas deberían componerse de cereales (arroz, pasta, cuscús...) mezclados con verduras de hoja verde y de raíz.

9. Las vitaminas que intervienen en el ciclo de metabolización del alcohol son la B1, B6 y B12 y la vitamina C. Aunque su eficacia para "curar" la resaca no está demostrada desde el punto de vista clínico, el aporte extra de estas vitaminas antes y después de los excesos con el alcohol sí puede servir de atenuante de los desagradables síntomas.


10. Los caldos que resultan de la cocción de las verduras más indicadas para la nutrición hepática, las de hoja verde, se pueden tomar entre horas a modo de remedio coadyuvante, al igual que los licuados depurativos que se hagan con hortalizas o mezclados con frutas. Desde un jugo de hortalizas verdes, uno de manzana y zanahoria, o de apio y manzana en forma de sopa fría, hasta un diurético caldo de apio y cebolla.
Escobar LA REVISTA Digital
Publicar un comentario

Entradas populares