English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Calorías saludables

Mediante un estudio llevado a cabo en EE.UU se revela que las personas que se están preparando para una situación difícil, como ocurre durante las crisis económicas, tienden a buscar alimentos ricos en calorías, con la idea de que éstos les van a satisfacer durante más tiempo. // Autor: Fuensanta Lloris Meseguer*

Los mensajes emitidos por los medios de comunicación relativos a la crisis económica y social hace que la gente busque más calorías como instinto de supervivencia. Cuando el subconsciente se estimula con informaciones que estimulan a aprovechar el momento presente, se activa en muchas personas el impulso de comer más calorías, pudiendo llegar a aumentar el consumo de energía hasta en un 40% en comparación con sus hábitos en situaciones de neutralidad de información.

Para llegar a esta conclusión, se invitó a dos grupos de personas a probar un nuevo producto de la marca de golosinas M&M. A uno de los grupos se les presentó el producto como una nueva golosina con un ingrediente secreto rico en calorías, y al otro se les ofreció como un producto bajo en calorías. A todos los participantes se les invitó a probar el producto para después dar su opinión respecto al sabor. En realidad, los dos tipos de golosinas eran exactamente iguales, y lo que se pretendía medir era la cantidad de cada uno de los productos que consumían las personas expuestas a mensajes neutros y aquellas expuestas a mensajes de adversidad. Los participantes que habían estado rodeados de mensajes de situaciones adversas comieron cerca de un 70% más del supuesto producto “rico en calorías” en comparación con el que era “bajo en calorías”, mientras que en el grupo que recibió mensajes neutros no se apreció diferencia en cuanto a la cantidad consumida de cada una de las golosinas.


Estos hallazgos podrían ser útiles en el campo de promoción de la salud para orientar correctamente las campañas gubernamentales sobre nutrición y ayudar a dar los mensajes adecuados a la población a las empresas que promueven el bienestar.

Aunque dentro de una alimentación saludable se ha de evitar el exceso de calorías en la dieta diaria, hay alimentos ricos en calorías que es importante incluir en la alimentación habitual por los beneficios que nos aportan los nutrientes que contienen. Moderando su ingesta y consumiéndolos en porciones reducidas, para que no supongan un exceso calórico, pueden ayudar a mejorar la salud.

Un claro ejemplo de alimento calórico, pero de gran valor nutricional, es el aguacate. Este fruto contiene una gran variedad de vitaminas, entre las que destacan el ácido fólico, que ayuda a mantener la mente en forma y reduce el riesgo de anemia; la vitamina E, antioxidante y protectora del sistema cardiovascular, y la vitamina A, que protege la piel y la vista y fortalece el sistema inmune. Es rico en grasas monoinsaturadas, como las del aceite de oliva, por lo que contribuye a reducir los niveles elevados de colesterol-LDL (colesterol “malo”) y a mejorar la salud cardiovascular. Por su alto contenido en potasio y en nutrientes antioxidantes, como el glutatión y la luteína, es muy apreciado en la dieta de los deportistas. Tomándolo en las proporciones adecuadas, se pueden disfrutar de sus bondades sin que afecte al peso corporal.

Los frutos secos y las semillas contienen muchos nutrientes saludables, y es suficiente ingerir un puñado diario de nueces o un par de cucharadas de semillas para beneficiarnos de sus valiosos nutrientes, como las grasas insaturadas, fibra, minerales, proteínas, y potentes antioxidantes como son la vitamina E y el selenio. Las semillas de semillas de sésamo, los pistachos, las pipas de girasol y los piñones son un buen aporte de hierro, escaso normalmente en los vegetales. El sésamo también destaca por ser una buena fuente vegetal de calcio, presente también en cantidades apreciables en las almendras y las avellanas. El magnesio, presente en cantidades importantes en las pipas de girasol, el sésamo y las almendras, es esencial para la salud ósea, contribuye al buen funcionamiento del sistema digestivo, ayuda a hacer frente a situaciones de estrés de forma saludable y es muy apreciado por deportistas y personas que realizan esfuerzos físicos con frecuencia, ya que previene los calambres y el agotamiento muscular.

Una de los principales motivos para que los frutos secos y semillas se incluyan en cualquier tipo de dietas es que son un excelente aporte de ácidos grasos esenciales. Las pipas de girasol, el sésamo y las semillas de calabaza son ricos en grasas Omega-6, que contribuyen a mantener la piel sana e hidratada y a prevenir y tratar desequilibrios hormonales en la mujer, como los que provocan el Síndrome Premenstrual. También pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos elevados y a combatir enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Las semillas de Lino, de Chía y las nueces destacan por su contenido en ácidos grasos Omega-3, siendo una alternativa vegetal a los aceites de pescado azul. Estas grasas deben de predominar en la alimentación habitual respecto a los Omega-6, y regulan procesos en el organismo tan importantes como la coagulación sanguínea, las reacciones inflamatorias, la presión sanguínea, ocular y de las articulaciones y las reacciones de dolor, inflamación o hinchazón. A pesar de tratarse de una grasa, consumidos de forma habitual, los Omega-3 mejoran muchos de los problemas asociados al sobrepeso y la obesidad, como la hiperglucemia, la hipercolesterolemia, la tensión arterial elevada, la inflamación y la tendencia a la retención de líquidos.

*Fuensanta Lloris Meseguer
Licenciada en Farmacia y Licenciada en Ciencia y tecnología de los alimentos
Directora técnica de http://www.suplments.com
Escobar LA REVISTA Digital
Publicar un comentario

Entradas populares