English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Peligros de las mentiras

Las mentiras afectan el estado físico y emocional, según un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, Estados Unidos. Te contamos cómo lo hacen

Según el informe suministrado por profesionales de la Universidad norteamericana de Notre Dame, algunas de las consecuencias físicas que se derivan del engaño son: dolor de cabeza, tensión muscular e irritación de garganta.

Para llegar a esta conclusión, ciento diez personas de entre 18 y 71 años fueron divididas en dos grupos.

A uno de ellos se le pidió que siempre dijera la verdad y al otro grupo de participantes se le solicitó que actuara con libertad, pero que apuntaran la cantidad de mentiras que se decían por día.

Luego de dos meses de control médico y vigilancia mediante el uso de un detector de mentiras, se pudo establecer que aquellos que no mentían mejoraron notablemente su salud ya que se encontraban menos tensos, no sufrían de dolores de cabeza ni molestias en la garganta.


Quienes mantuvieron una conducta honesta, aseguraron que sus relaciones sociales mejoraron mucho. Sus parejas y amigos estaban más contentos y notaban las diferencias antes y después del experimento.

Mediante la prueba del polígrafo se pudo asegurar que quienes faltaron a la verdad, manifestaron como síntomas habituales, dolores articulares y alteraciones en la menstruación.

El estudio también reveló que dejar de mentir no es nada fácil ya que existe una gran dificultad en los mentirosos en rectificar los engaños.

Luego del estudio, estos participantes no pudieron reducir el volumen de mentiras en su vida cotidiana. Lo máximo que pudieron hacer fue dejar de exagerar determinados logros, evitar inventar excusas y decir verdades a medias, pero nunca mantener un comportamiento sincero y libre de engaños.

La mentira genera tensión y provoca un conflicto interno que puede desencadenar en graves conflictos personales y discusiones con el entorno que pueden derivar en rupturas, separaciones y distanciamientos.

Decir la verdad es la mejor manera de mantener una actitud saludable. Es también una opción para reducir el estrés, la ansiedad, mejorar la calidad de vida y superar los problemas del pasado.

Claves para mantener una actitud sincera:



1.- Pensar muy bien antes de hablar. “Es preciso valorar a la persona que tenemos frente. Nadie merece ser engañado. La mentira es hija de la inseguridad.

Hay que tener una actitud positiva con uno mismo. Mantener la autoestima elevada y confiar plenamente en las propias capacidades.

No es necesario mentir ya que no se ganará nada con una actitud falsa, Tarde o temprano, todo se descubre”, comenta el psicólogo español Joan Erreborde.

2.- Evitar decir mentiras piadosas o pequeñas. “Hay que contenerse y decir solamente aquello que sea verdadero. Si no somos capaces de decir la verdad, lo mejor es hacer el ejercicio de llamarse al silencio.

Pensar en lo que se debe hacer y no en lo que se quiere. Si esta práctica no conlleva buenos resultados, lo más conveniente es comenzar una terapia ya que los mentirosos compulsivos pueden llegar muy lejos e involucrar en sus fantasías a gente inocente.

Las consecuencias se pueden pagar muy caras. Todo puede comenzar con una mentira pequeña, pero convertirse en una verdadera perturbación”, finaliza diciendo el profesional.

Escobar LA REVISTA Digital
Publicar un comentario

Entradas populares