English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Quistes testiculares

quistes testiculos Quistes testiculares 

Los testículos, que reposan dentro del escroto, son muy sensibles e incluso una lesión menor puede causar dolor o molestia intensa. Sin embargo, el dolor testicular severo que comienza súbitamente requiere de atención médica inmediata y análisis de su causa.

Las neoplasias testiculares son tumores relativamente poco frecuentes, y hoy en día hay una tasa alta de sobrevida luego de los tratamientos de estas neoplasias.
La mayoría de los tumores testiculares a edades tempranas antes de la pubertad son benignos debido a la particularidad anatómica de los órganos genitales que se asocian durante su desarrollo embriológico con anormalidades en la región inguino-escrotal: hernias inguinales indirectas escrotales, hidroceles, orquitis, espermatoceles y torsiones testiculares.






Los tumores testiculares malignos se presentan en la mayoría de las veces en hombres jóvenes entre los 25 y 35 años de edad, toda masa sólida testicular de reciente aparición en un hombre de esta edad debe considerarse maligna.

El síntoma más frecuente del tumor testicular es el aumento de volumen indoloro, irregular y duro del testículo. Este aumento habitualmente es gradual y progresivo. Esta masa indolora no se transilumina, y con frecuencia produce la sensación de peso. Es infrecuente la consulta por dolor testicular y cuando esta aparece se puede deber a hemorragia intratesticular o necrosis.

El tratamiento de los tumores testiculares depende de la etapificación clínica y de la clasificación que se haga de ellos, por eso es importante contar con un estudio de imágenes adecuado, principalmente del retroperitoneo que es la vía de diseminación habitual.

La vía de diseminación metastasica de estos tumores es por vía linfática habitualmente.

Para efectos del tratamiento los tumores testiculares se dividen en tumores tipo seminoma o no seminoma.

Los tratamientos pueden consistir en cirugía, quimioterapia y ocasionalmente linfadenectomia retroperitoneal.

Fuente: Farmacia Blog
Escobar LA REVISTA Digital
Publicar un comentario

Entradas populares