English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Omega 3 y obesidad



La ingesta de ácidos grasos esenciales, en muchos casos, puede ayudar a combatir la obesidad y otras enfermedades metabólicas (como la diabetes). El omega 3, de hecho, está asociado a la prevención de la obesidad y ayuda a alcanzar mejores tasas de desempeño metabólico para el organismo. Está comprobado que la insulina ejerce efectos reguladores sobre la liberación de glucosa e insulina en el organismo.

Con una alimentación sana rica en ácidos grasos omega 3, por ello, se estarían evitando algunos de los riesgos asociados a problemas metabólicos con estos elementos. El omega 3 es un tipo de ácido graso, además, que posee efecto desinflamatorio. Las personas con obesidad deberían incrementar el consumo de omega 3 para disminuir la inflamación acumulada de manera crónica en distintas partes de su cuerpo.



Las mujeres embarazadas que consumen omega 3, por lo demás, protegen a sus hijos de padecer obesidad infantil. Es importante, de todas maneras, que en el consumo de omega 3 haya un balance adecuado con las cantidades de omega 6 (el índice máximo recomendado debe ser de 4 a 1, en favor del omega 6 —idealmente deben estar en una relación de 1 a 1) para contribuir a un mejor equilibrio orgánico en las funciones metabólicas.
Existe una amplia variedad de fuentes de omega 3 para prevenir la obesidad en planes de alimentación sana. Todas las frutas y verduras contienen pequeñas cantidades de omega 3 en las proporciones que necesita el cuerpo humano. Algunas de las mejores fuentes de omega 3 de origen vegetal son las semillas de lino y las semillas de chía. Con dos cucharaditas al día de alguno de estos dos tipos de semillas habremos cubierto nuestras necesidades diarias de este importante ácido esencial con poder preventor sobre la obesidad.

 FUENTE: Farmacia Blog
Publicar un comentario

Entradas populares