English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡NO!! te descalces.


Recomendaciones y trucos caseros para eliminar el mal olor de los pies 

El mal olor puede ser causado por múltiples factores. Hay que tener en cuenta qué acciones o actitudes se tienen para poder contrarrestar el problema.

Causas más habituales del mal olor de pies:
Higiene inapropiada
Uso del zapato inadecuado
Hongos o bacterias
El material del zapato es importante ya que es bastante común sudar con un calzado, pero no con otro. “En estos casos hay que identificar qué horma y qué material producen el mal olor ya que cuanto más se use el calzado que perjudica más concentrado será el olor y la humedad que en él se albergue”, sostiene la dermatóloga argentina Cecilia María Lazzati.

Recomendaciones útiles contra el mal olor de pies:
Dejar el calzado habitual en buenas condiciones de ventilación durante la noche para que la humedad se disipe y entre aire fresco.
Utilizar calcetines de algodón para que la transpiración sea favorable. El nylon concentra el sudor y en consecuencia el mal olor.
Lavar muy bien los pies tras el baño. El uso de talcos es beneficioso
Otra medida de higiene es sumergir los pies en vinagre de manzana ya que si se trata de mal olor a causa de hongos, el vinagre tiene altos poderes anti fungicidas
Otro de las hierbas que actúan muy eficazmente y tienen efectos astringentes son la salvia, romero y tomillo. Triturarlas y añadirles un poco de agua. Con un algodón aplicar en los pies.
Las infusiones también son aconsejables para purificar
Sumergir los pies en un recipiente con agua y seis cucharadas de aceite de salvia.
No utilizar el mismo calzado todos los días
Las hojas de salva o eucalipto se pueden colocar durante la noche dentro de los zapatos y por la mañana retirarlas.
El carbón vegetal también es muy efectivo para eliminar el mal olor que se concentra dentro del calzado. Colocar un trozo todos los días y a la mañana siguiente el mal aroma ya se habrá disipado.
Masajear los pies con aceite de árbol de té dos veces al día.
Los jabones antibacterianos dan muy buenos resultados y se deben utilizar tras el baño. Hay que secar muy bien los pies para evitar la proliferación de hongos.
La avena también es buena para evitar el mal olor. Cubrir con avena los zapatos (una sola capa) y luego retirar. La avena seca y absorbe los aromas indeseados.
En los lugares públicos es imprescindible utilizar calzado y al salir de piscinas o vestuarios es importante lavarse muy bien los pies para evitar el contagio y la proliferación de microorganismos.

Visto: Revista En Plenitud
Publicar un comentario

Entradas populares