English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

14 de Noviembre: Día del Enfermo

El próximo domingo 14 de noviembre se celebrará en la Argentina el Día del Enfermo, que este año estará focalizado en la atención de los niños y llevará por lema: “Niños sanos, esperanza de la Patria”.
      El presidente de dicha comisión, monseñor Luis Stöckler, obispo de Quilmes, explica en una carta pastoral que escribió para esta jornada que este año la celebración del Día del Enfermo “quiere responder a la celebración del bicentenario, que nos compromete como ciudadanos y cristianos”.

     Recuerda el objetivo propuesto por los obispos argentinos, de “contribuir a erradicar la pobreza y la exclusión” y si bien reconoce que la posibilidad de la Iglesia no consiste en recursos materiales frente a las enormes demandas de familias necesitadas”, sin embargo puede “formar la conciencia de nuestras comunidades, donde entre todos queremos hacer el esfuerzo de superar decididamente las negligencias que son origen de la pobreza”.

El abandono de la infancia: un verdadero delito
     Particularmente se refiere al “abandono de la infancia” como a “una de las causas de la pobreza y un verdadero delito”, debido a que “la falta de alimento y atención médica durante el embarazo y durante los primeros tres años de vida causa daños cerebrales irreparables que, a su vez, provocan- si no la mortalidad infantil- un círculo vicioso de otros daños, como la debilidad del sistema inmunológico, una edad mental inferior a la real, la deserción escolar, el analfabetismo funcional, la falta de inserción en el mundo del trabajo, la formación precoz de parejas sin la necesaria preparación; con la consecuencia de no salir del espiral de la pobreza”.

     En ese sentido agrega: “La pobreza enferma, y la enfermedad empobrece” y destaca que en las parroquias y capillas “debemos darnos cuenta de que la desnutrición y deficiente atención médica en una comunidad es un indicador de la injusticia social”.

La educación es la clave para salir de la pobreza
     Tras plantear a la educación como “la clave para salir de la pobreza”, monseñor Stöckler explica que se trata de una educación “entendida como trato amoroso y respetuoso, de persona a persona, de corazón a corazón”. Y afirma: “El que educa a los padres, especialmente a la madre, educa a la familia. Creemos que nuestras comunidades pueden responder a este desafió- quizás mejor que ninguna otra institución -, para capacitar personas al servicio de las necesidades básicas de la familia y acompañar a los que precisan ayuda”.

FUENTE: AICA
Publicar un comentario

Entradas populares