English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡Ah! El primer Amor

Etapa inevitable, pero que preocupa a todos los padres. Estrategias para ayudar a nuestros hijos cuando llega el momento del 'primer amor'


El aprendizaje de las relaciones afectivas no es en absoluto fácil, y si a esto se le combinan las inestables hormonas juveniles, es fácil darse cuenta de por qué las relaciones amorosas en los jóvenes pueden llegar a ser tan conflictivas.
¿Qué hacer entonces cuando se ve que un adolescentes está sumamente implicado en una relación que llega a ser demasiado intensa, pero no tan sana? ¿Cómo manejar, por ejemplo, una situación de celos o posesividad?
A continuación, le ofrecemos algunos consejos que hemos recabado de los mismos padres: puede que ellas le ayudan a guiar a su joven hijo por el sendero de una relación sana.
Ayudando a su hija

Es importante que le señale a su hija en que momento su novio esta actuando incorrectamente. Si él la trata de una forma posesiva, dígale a su hija que usted no aceptaría vivir así. Todo esto podrá hacer que vaya tomando conciencia de la situación. Lo importante, será disuadirlas antes que prohibirles, pues prohibiéndole ver a la pareja solo podría estimular más su adolescente y rebelde alma.
En este sentido, lo ideal sería que se tome las cosas con calma y tiempo, o trate de implicar más al novio en las actividades de la familia, para controlar mejor la relación y posiblemente lograr con él una comprensión mutua.
Sepa que imponer el hecho de que cese la relación sólo causará resistencia y falta de comunicación. Por otro lado, sería peligroso e irresponsable permitir que una niña se defienda por sí misma, siendo tan inexperta en las relaciones. Por eso, el mejor primer paso hacia una solución, deberá ser, como señalamos, implicar a ambas partes en la comunicación, persuadiéndolos pero también aconsejándoles.
Pregúntele a su hija qué es lo que sinceramente quiere ella para su vida, sus metas, etc. Puede parecer una cosa muy difícil de hacer, pero ella apreciará y necesitará de su cuidado, y su amor propio será mejor si se le respetan las propias elecciones, que no obstante deben ser guiadas.
Se debe tener también en cuenta que las chicas que se desarrollan más temprano, tienen mayores probabilidades de mantener una vida sexual más temprana, por lo que es necesario tener un cierto control sobre ellas, pero aceptando que sus sentimientos son muy normales, pues toda joven adolescente necesita enamorarse, besarse y en algunos casos ir más allá.
Sin embargo, para permitir que su hija pueda gozar su naciente sexualidad de una manera segura, sería importante que incentive las reuniones con grupos de pares que usted conozca. Organice estas reuniones, para que las jóvenes no estén solas y conozcan gente apropiada.
Asimismo, será atinado que le haga saber a su hija que sus inclinaciones sexuales están bien, pero que eso no significa que ella sea libre para actuar sin responsabilidades.
La educación sexual tiene que incluir lo que ella puede hacer para expresar sus sentimientos de intimidad, y aquello en lo que debe tener mucho cuidado o bien esperar. Si sólo dice no, su joven adolescente nunca vendrá a usted para pedirle consejos, y eso puede ser más inseguro. Proporciónele libros y la posibilidad de hablar con un adulto con quien ella sienta comodidad, además de usted mismo.
En cualquier situación de pareja, si existe una fuerte señal de una relación abusiva, llame a un centro de información sobre abuso y consulte como podría tratar este problema.
El caso de los varones

Por supuesto, tampoco los hijos están exentos de problemas a esta edad, sobre todo por que la mayoría de los diálogos sobre sexo y romance se formulan sólo entre madres e hijas.
Ellos quieren verse atractivos y deseables para el sexo opuesto. Eso no es nada nuevo. Sin embargo, es importante que no se pierda de vista un asunto fundamental, que es que sus hijos no tienen mucha idea de cómo lograr esto, y, basados en la nociva publicidad, muchos pueden creer que los bienes materiales son fundamentales para esto.
En efecto… ¿Cómo esperamos que nuestros hijos sepan lo que una chica quiere, sus necesidades, o qué encuentran atractivo, si nosotros no les desentrañamos para ellos los misterios de las mujeres?
Por eso, la primer pregunta que debería hacerle es: ¿Qué piensa él que impresiona a una chica? Es probable que conteste que esto es obvio, que son los autos, el dinero, o el éxito. Dígale que, en cambio, las chicas interesantes aman la honestidad, los gestos de cuidado, etc.
Los chicos necesitan tanto, si no más, de instrucciones sobre el romance que las chicas. Sin dudas se sorprenderán.

Lee mas en:http://www.enplenitud.com
Publicar un comentario

Entradas populares