English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La primer menstruación



La llegada a la pubertad de las jóvenes es, a diferencia de lo que sucede con los varones, un acontecimiento repentino. Y por ser repentino debe haber algunas cosas que su hija debe saber para vivir de forma saludable esta experiencia


Debemos estar preparados para ser el sostén donde nuestras hijas puedan refugiarse de la ansiedad y el miedo generados durante los meses previos a la primera menstruación. 

Es probable que algunas de sus pequeñas amigas ya hayan pasado por esa experiencia o que entre ellas hablen de lo que puede llegar a suceder. Por eso debemos estar ahí para despejar dudas.

Los estudios marcan que menos del 20 por ciento de las niñas piden consejo a sus padres en esta situación, algo que no habla bien de nuestro rol de guía en el crecimiento de nuestros hijos.
A veces, las escuelas inician un ámbito de discusión de estos temas cuando las niñas tienen diez años. A veces invitan a profesionales, otras veces las mismas maestras se encargan de hablar del tema.

Tal vez es la primera vez que su hija se encuentre con la palabra menstruación. Surgirán preguntas que su hija esté reticente a hacer, por ser un tema que, aunque en las últimas décadas se ha ido liberando, sigue llevando la carga de tabú.

No tema a estas preguntas, no asuma que si no pregunta es porque ya lo sabe, no se sienta tranquilo porque su hija no le hace preguntas. Deberá esforzarse para que las haga. Cuanto más preguntas, mejor. Incentívela a que siga preguntando.
Debe decirle que habrá algo de sangre, intente explicarle por qué de una forma en que ella lo entienda. Es importante que de a entender que es algo normal y que no es nada malo, que no es como cuando se corta o lastima. Si no sabe que habrá sangre, el primer día que la vea será muy traumático para ella.
Es recomendable que le haga un regalo a su hija para cuando llegue el primer día de menstruación. Para que sepa que es algo bueno, que trae alegría a la familia y que es para festejar. Puede ser una carta, que puede significar mucho más que cualquier cosa o explicación que le hayan dado en la escuela. 
No solo para ella es difícil...
Ahora es también momento de que usted se prepare. Su hija ya no es una niña. Su hija ha crecido y esto es algo inevitable. Dentro de poco podrán compartir otro tipo de experiencias, muchas veces más gratificantes y profundas.
Ver crecer a un hijo es una de esas cosas que nos hacen dar cuenta de nuestra edad. Y el inicio del ciclo menstrual es un gran paso que afecta tanto a nuestra hija como a nuestro sentido de padres. Ya no somos padres de una niña, sino de una joven. Si quiere sentarse a recordar esos momentos compartidos en la playa, haciendo castillos de arena, es un buen momento.
Cuando llegue el día en que su hija le diga que está menstruando, o que le ha llegado el período, abrácela con fuerza, dígale cuánto la quiere y pregúntele si se siente bien. Tal vez por todas las emociones que se mezclan, la alegría de ver crecer a su hija, el vacío porque ella ya no es una niña y la nostalgia de los recuerdos, se le olvide que su hija puede no estar sintiéndose bien. Es recomendable tener a mano un analgésico que sirva para los dolores menstruales.
Luego de darle el regalo que tenía preparada, anúnciele que éste es su día, que pueden hacer lo que ella quiera pero también asegúrese de que su hija tenga tiempo para ella sola, para reflexionar acerca de lo que sucede en su cuerpo.




Publicar un comentario

Entradas populares