English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El escritorio: un refugio con personalidad

El escritorio es el lugar de la casa donde aislarse a pensar o huir del bullicio del resto de la familia.
"En otros tiempos, los escritorios eran utilizados exclusivamente por el dueño de casa, contando con bibliotecas y escritorios de roble o caoba, y confortables sillones para leer. En la actualidad pasaron a ser el centro operativo de la casa desde donde se administra y se realizan ocasionales tareas laborales", comenta Marcela Rela.
Con el advenimiento de las computadoras puede ser suficiente trabajar con alguna cajonera para guardar documentación. Las bibliotecas comienzan albergando libros, pero con el tiempo se van colmando de objetos, fotografías y recuerdos.
"Es importante cuidar la iluminación general y proyectar luces puntuales para lectura o tareas de escritorio. Revisteros, gaveteros, cajas y cartapacios contribuyen a la organización y el orden del lugar. Suele incluirse una cama o sillón con banqueta para descansar durante el día entre tanto trajín" detalla Rela.


Según el arquitecto Javier Iturrioz: "El escritorio es el lugar para aislarse; debe ser cozy y tiene que tener la personalidad del dueño. Es el lugar del trabajo ocasional y donde, definitivamente, descartar el televisor". El escritorio que presentó en la última edición de Casa FOA atrapa con el manejo del color: el Anillo de Rubí de Alba, entre el Pekín y el Expreso de  Oriente, resulta una elección impactante. "Es shocking y tiene mucha personalidad; los grabados y óleos de caballos pintados a la usanza de los clásicos cuadros ingleses de los siglos XVIII y XIX de Brugguens fine Paintings & Art se destacan sobre ese fondo colorado que resulta en un escritorio cálido, canchero y posible", aclara el arquitecto.
El diseño tiene reminiscencias de la clásica biblioteca inglesa que une la elegancia del diseño contemporáneo con una muestra de art déco. "El escritorio Ruhlman realizado por Amalio Russo en ébano de Macasar logra con sus formas geométricas puras conjugarse con la trama y la textura natural del yute de los pisos y los envarillados de las paredes, contraponiéndose con la suavidad de los géneros del sofá y los berger", se entusiasma Iturrioz.


Judith Babour, ganadora de la beca Dara, proyectó una sala de lectura con luminosas bibliotecas de piso a techo, ideales para un coleccionista; un espacio privado y ordenado donde todo puede ser clasificado.
"Los textiles con sus diferentes texturas, la rusticidad de la madera cepillada, el rattan y la paleta de colores, así como la alfombra de lana, apuntan a crear una atmósfera envolvente donde la luz, por iluminación indirecta y aparente sencillez, está especialmente elegida con esa finalidad", comenta Babour.
El estudio Muradas Elesgaray proyectó una biblioteca de planta simple y flexible; los elementos se pueden cambiar de lugar sin que el espacio pierda identidad. Esto se obtiene con el respeto por la caja arquitectónica, una caja neutra y despojada que integra el equipamiento.


"Espacios dinámicos donde se puedan desarrollar múltiples actividades. Dos planos con fuerte presencia definen este lugar: uno contiene la gran biblioteca de carácter lineal y otro queda definido por el mural de Pablo Siquier que le imprime una fuerte personalidad al espacio", comenta el arquitecto Muradas. El escritorio es el lugar privado adonde llevar adelante tareas profesionales o de administración de la casa. Y como todo lugar privado debe responder a los intereses y las necesidades de sus dueños.
Juana Muniz Barreto

1 comentario

Entradas populares