English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El maltrato femenino: Hombres maltratados

CEPREVI-ARGENTINA

Centro de prevención y asistencia de la violencia familiar y social.
Durante las 24 hs. se atienden consultas sobre la temática.
Abogados y psicólogos en línea asesoran y dan ayuda a las personas que sufren violencia.Se brinda patrocinio legal.
Teléfonos_ 46118210 y 1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

Ante cualquier agresión física , psicológica y/o emocional,solicite ayuda.
Nadie tiene derecho a maltratarla/o.
La violencia ha ido creciendo en forma exponencial y la única manera de protegerse es tomando conciencia de que se está viviendo algo anormal y degradante.
NO DUDE.PIDA ASESORAMIENTO.
Convérselo con sus amigos y familiares.
Tiene derecho a ser respetada/o y vivir en paz.
Comuníquese con nosotros.

Este flagelo lo sufren tanto mujeres como hombres, niños y adultos, sin distinción de clases.
Existen muchos caminos hacia la solución.
Sólo depende de Ud..
Tome la iniciativa.
Sálvese.

Escríbeme
Me interesa tu opinión

*************************

El hombre maltratado existe. No es un nuevo concepto, ni una nueva expresión, ni un símbolo, ni un ejemplo. El maltrato a hombres es una realidad, igual de feroz que el maltrato a mujeres. No hay diferencia.
Pero la sociedad, y por tanto las leyes hechas a su medida, no ha querido mantener un concepto de violencia familiar que englobara todos los maltratos que tienen lugar en el seno de una familia, sin distinguir según el sexo de la víctima.
La violencia en el ámbito familiar está prevista en los códigos penales en casi todo el mundo, pero existe una poderosa corriente social que pretende reducir el término violencia a la que ejercen los hombres y padecen las mujeres, negando así cualquier opción a que la situación sea la opuesta.
Naturalmente esta situación conduce inexorablemente a una discriminación cada vez más aguda e insostenible, que no sólo no evita el maltrato sufrido ni por hombres ni por mujeres, sino que además genera una situación propicia para dotar a las mujeres maltratadoras de un arma nueva y muy poderosa contra los hombres: Las denuncias falsas.
Puesto que la presunción de inocencia de un hombre acusado de malos tratos está
cuanto menos muy en entredicho, una denuncia falsa provoca la detención del hombre, su puesta a disposición judicial y con frecuencia la prisión preventiva, con la única esperanza posible del sobreseimiento del caso, que llegará sólo en el mejor de los casos.
Pero la presión social a la que están sometidos los jueces es tan grande que la inocencia absoluta no asegura a los hombres la libre absolución en un caso en que no hay pruebas contra él, como debería obligar la presunción de inocencia que existe desde el DERECHO ROMANO (IN DUBIO PRO REO) y que aparece en el artículo 24.2 de nuestra constitución. De tal modo que una mujer puede maltratar al hombre con absoluta impunidad, amparada en el sistema judicial.
Conscientes de esta situación y del sufrimiento de cientos de hombres atrapados en ella, esta asociación responde con firmeza y eficacia ante la compleja situación jurídica y social del hombre maltratado.
Si estas interesado en el tema, visita la web de esta asociación: http://www.hombres-maltratados.com/, esta asociación está permanentemente abierta a todos.
Por Asociación de Hombres Maltratados

Teléfonos_(011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

En Argentina

Fuente: La Nación

Aunque las estadísticas demuestren que la cantidad de casos es considerablemente menor en hombres que en mujeres, el fenómeno de la violencia familiar no está reducido a una cuestión de género y afecta cada vez más a los varones, que deben soportar todo tipo de maltratos de sus parejas.

La idea resulta extraña. ¿Cómo es posible que un hombre pueda ser golpeado por una mujer sobre la que tiene una superioridad física? La respuesta viene de la mano de la psicóloga Adriana Silva, asesora consultora en violencia familiar e institucional. En diálogo con LA NACION LINE , la especialista señaló: "Nosotros asumimos que porque el hombre es más fuerte debería poder defenderse más fácil. La realidad es que la fortaleza física, si no va acompañada de una cierta fuerza emocional, no funciona. La incapacidad es exactamente la misma que tiene la mujer. El hombre no puede reaccionar porque su autoestima está bajísima".

En este sentido, Silva consideró que en la falta de reacción del varón ante la agresión de su pareja intervienen también valores culturales relacionados con el mundo masculino como la "prohibición" de levantarle la mano a una mujer; la obligación de protegerla o el temor a lastimarla.

Asimismo, no hay que dejar de tener en cuenta que, a pesar de ser relaciones agresivas, los lazos que unen son tan fuertes y la mella que se ha ido haciendo sobre la personalidad es tan importante, que la víctima queda paralizada.

Sin embargo, la psicóloga reconoció que la violencia que ejercen las mujeres sobre los varones es diferente y que, en estos casos, el porcentaje más alto es de tipo emocional y psicológico.

"Tienen que ver más con la manipulación, con el insulto, con bajar la autoestima.

Además, la violencia física está reforzada generalmente por amenazas de hacerle perder los hijos, de muerte, cosas que de alguna manera paralizan", explicó.

Cuando hablar avergüenza

Débora Tomasini, coordinadora general de los programas de Asistencia Integral a la Violencia Familiar y Sexual de la Dirección General de la Mujer, señaló que, según los datos que manejan en la institución, se estima que en los casos de agresiones físicas en el seno de la familia el 93% corresponde a las mujeres, entre el 2% y el 3% a los hombres, y el resto a la violencia cruzada, es decir, cuando hay golpes tanto de uno como de otro lado.

Esto explica quizás por qué en la Ciudad de Buenos Aires no existen centros especializados en la problemática de la violencia familiar desde la perspectiva de los hombres.

Así como ciertos factores culturales influyen en la respuesta del varón hacia la agresión femenina, los hábitos y costumbres también intervienen en la decisión de hacer público el estado de violencia. Por el tipo de sociedad patriarcal en la que vivimos el rol de golpeada suele ser patrimonio de la mujer. "Así como hasta hace unos años a las mujeres les costaba muchísimo y aún les cuesta denunciar el tema por miedo, por vergüenza o por una cantidad de cuestiones, a los hombres todavía les cuesta mucho más porque culturalmente ellos no deberían ser quienes son maltratados", finalizó Silva.

Constanza Longarte
Especial para LA NACION LINE
clongarte@lanacion.com.ar

Teléfonos (011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

LA PERSONA QUE EJERCE LA VIOLENCIA

Según explicó Silva, las personas violentas tienen características inseguras, con una autoestima muy baja y necesitan reforzar su autoridad frente a sí mismas constantemente. No aceptan sus propios defectos y los proyectan sobre los demás.

A través de la agresión, buscan reafirmar su poder sobre el otro. "Necesitan saber de alguna manera que este hombre va a estar siempre a su lado. No pueden permitirse quedarse solas, por lo tanto necesitan reafirmar el poder sobre esta otra persona para que permanezca con ella", señaló.

Teléfonos (011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

Las causas del problema

"La principal causa consiste en el hecho de que se trata de matrimonios enfermos, aunque los problemas económicos, la falta de trabajo y las adicciones aumentan las formas de violencia", expresó Noemí Aumedes.

Como en casi todas las consultas por violencia familiar, los especialistas indicaron que el maltrato a los hombres existe en todos los estratos sociales, aunque señalaron que la mayoría de los casos se registra entre hombres de 25 a 45 años.

"La causa es que el hombre está siendo desplazado del lugar de proveedor de los bienes de la familia. Al disminuir su salario o quedar sin trabajo, aparece una situación que daña su autoestima y aumenta la agresión del grupo familiar hacia él", dijo la licenciada Voloschín.

Desde una perspectiva sociológica, el licenciado Jaime Barylko explicó que la causa puede ser el cruce entre las nuevas expectativas de la mujeres y la realidad que se les presenta.

De acuerdo con el sociólogo, una de las razones por las cuales las mujeres pueden sentir cierto resentimiento hacia sus maridos es el hecho de que ya no sólo se ocupan de las labores de la casa y de sus hijos, sino que ahora deben salir a trabajar como los hombres para mantener su familia.

"Como la mujer no abandonó los papeles clásicos, y carga con ambos, atraviesa un síndrome de resentimiento y decepción que no confiesa.

"Muchas mujeres viven en una encrucijada caótica entre el hogar y el trabajo, y su casa es el único lugar de desahogo para ellas. La mujer pelea contra el varón que la oprime y el hombre golpeado, en este caso su marido, es un representante de esta opresión", señaló Barylko.

En la fundación que Forno preside se presentaron varias consultas de hombres. "De los 500 llamados que recibimos durante el año último, más de 100 fueron de hombres con este problema."

Teléfonos (011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

Ayuda inmediata

Al mismo tiempo, Forno recordó que la mayoría de las consultas es de urgencia y en forma personal.

"La consulta aparece cuando esa violencia cede, cuando esa situación se interrumpe.

"El hombre no sale solo de un problema como éste. La consulta le sirve de apoyo para pensar en otros proyectos", añadió.

En los teléfonos que el equipo de la Ayuda Psicológica Telefónica Gratuita tiene destinados a aquellos que atraviesan algún problema, no se ha recibido ningún llamado de hombres que denunciaran ser golpeados.

La licenciada Gloria Camba, a cargo del servicio, explicó:"Funcionamos hace un año y medio, y de los 1200 llamados que recibimos en este tiempo, nadie lo hizo por este problema".

Camba reconoció que alrededor del 5 por ciento de los llamados correspondía a mujeres maltratadas y añadió: "Creo que el hombre lo oculta más y si lo plantea es en otros ámbitos".

Cynthia Palacios

Teléfonos (011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

LAS AGRESIONES A LOS ANCIANOS

La licenciada Clarisa Voloschín se refirió a una nueva categoría de hombres golpeados: los ancianos.

Estos hombres ya no poseen fuerza suficiente para detener las agresiones de sus victimarios que, contra toda lógica, suelen ser sus propios hijos.

Por otra parte, en la mayoría de los casos, su indefensión física y económica los hace aún más vulnerables a los golpes. El hecho de no tener un lugar adónde ir para escapar de esta violencia los convierte en el blanco perfecto.

Tendencia alarmante

"Esta tendencia crece y nosotros vemos que el doble de hombres, con respecto a las mujeres, es internado en geriátricos para evitar el conflicto familiar", explicó Voloschín.

La especialista destacó que en general se trata de hombres que no se han ocupado de la crianza de sus hijos y "por eso resultan una carga para su familia".

La tendencia indica que la población masculina en los geriátricos es dos veces mayor que la femenina.

Las razones por las cuales se decide internar a una persona mayor varían según el sexo. En el caso de ellas, el detonante para la internación es el deterioro físico, mientras que los hombres mayores suelen ser internados para evitar problemas familiares.

"Cuando pasan de trabajar a la jubilación pasiva, surgen los problemas en el hogar y muchas de estas discusiones terminan a los golpes", precisó la licenciada.

Violencia mutua

En la Dirección de la Mujer informaron de otra tendencia, no menos alarmante: "Cada vez es más frecuente encontrar a matrimonios en los que el hombre y la mujer se golpean mutuamente.

"Cuando uno de ellos comienza a ser golpeador, es común que se terminen golpeando los dos. Después, aun sin proponérselo, esa agresión pasa indefectiblemente a los hijos", señaló Noemí Aumedes, directora del organismo.

Como asesora de distintos programas, la licenciada Voloschín está en contacto con cerca de 7000 grupos familiares y observó que en un 30 por ciento de estas familias la violencia está en aumento.

Teléfonos (011) 46118210 y

(011)1551249976
Bs.As. Argentina.
cepreviorg@yahoo.com.ar

Publicar un comentario

Entradas populares