English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Envío de Marina Nill - importante

Amigos:

Faltan solamente unos cuantos días para una fecha clave, y necesito un favor...

Me propuse tratar de concientizar a la mayor cantidad de gente posible sobre el daño que les hacemos a los animales al usar pirotecnia, para que en estas fiestas ellos no sufran.

http://api.ning.com/files/25Rjrl6iajWoBhPA3MWYeogh4tdVXTD7HF3XhMugVDtZTasnoYoxNZ0TP4W4WD-YGVptQPOvX-DHIq1vBAh0EEafkJ8mQr5-/mascotas.jpg

Me tocó en fiestas pasadas ver las consecuencias de la maldita pirotecnia (perros perdidos, atropellados, aturdidos y agonizando lejos de sus dueños, con los que nunca se reencuentran).
Cuando uno disfruta con la pirotecnia, nuestro perro, gato, caballo, etc., tiene: palpitaciones, taquicardia, jadeo, salivación, temblores, sensación de insuficiencia respiratoria (dejen de respirar por un minuto y después me cuentan cómo se sintieron), falta de aire, náuseas, aturdimiento, sensación de irrealidad, pérdida del control, miedo a morir (Imagínense cuando nosotros sentimos algo de eso lo mal que estamos).
Estas alteraciones provocan en la conducta animal intentos de escapar descontroladamente, incentivado por el estado de pánico, que dura varios minutos y en los casos severos varían desde una a varias horas, dependiendo el tiempo que dure el estímulo provocado por el ruido (fiestas de fin de año en este caso).
Las reacciones suaves o de baja intensidad incluyen deambulación, temblor, encogimiento, inapetencia, intensos deseo de ingerir agua, deseo de estar en permanente contacto con el propietario.
Las reacciones más graves o de alta intensidad provocan gemidos, intensa salivación o babeo, jadeos prolongados y muy fuertes, eliminación y/o retención de heces u orina, correr en forma desenfrenada sin rumbo (escape frenético), que en muchas ocasiones incluyen arañado o masticar barreras (fractura de dientes) y saltar a través de ventanas, vidriados o alambrados, provocándose heridas de suma gravedad.
Como última consideración es bueno recordar que el 15 de Octubre de 1978 la UNESCO promulgó la “Declaración Universal de los Derechos del Animal”, donde en un párrafo del preámbulo dice “que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales”.
Entonces, ahora que sabemos, pongámonos en su lugar, imaginemos que todo eso nos pase a nosotros y no lo podamos evitar.
A quien tenga un animal de compañía, si lo quiere, y a quien no lo tenga, pero respeta la vida, les propongo que antes de comprar y/o prender pirotecnia, lo piensen... Hay muchas maneras de festejar las fiestas sin lastimar a los demás. Empecemos a ser mejores desde uno mismo. Siempre nos quejamos de no tener dinero, tiempo o lugar para ayudar a los necesitados; sin embargo, esto es algo que todos podemos hacer.

Piensen que no solamente estaremos beneficiando a los animales, sino también a sus familias: niños, ancianos, hombres y mujeres que, muchas veces, tienen a sus mascotas como un miembro más de la familia, y les resulta muy penoso perderlos por un accidente provocado por un ataque de pánico ocasionado por la pirotecnia.

Y piensen también, que quizás… sólo quizás, puedan utilizar el dinero que ahorran de la pirotecnia en comprar un regalito para un niño que esté pasando las fiestas internado en algún Hospital, enfermo y lejos de su familia y de su hogar. O en convidarle un plato de comida a alguien que realmente lo necesita. Porque de eso se tratan en definitiva las fiestas, no? De hacer algo a favor del prójimo, agradeciendo y compartiendo todas las bendiciones que recibimos durante el año (que si las contamos detenidamente, seguramente son más de las que creemos!)
¿Cuento con ustedes para reenviar este mensaje para que se haga una cadena y que estas fiestas ellos sean los beneficiados?
Desde ya muchas gracias...




3 comentarios

Entradas populares