English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Día Mundial del Medio Ambiente: 5 de Junio

Día Mundial del Medio Ambiente
Honrémoslo los 365 días del año

El 5 de junio de 1972, con motivo de la Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre Medio Humano (Estocolmo, Suecia, junio 5-16), se estableció el Día Mundial del Medio Ambiente para hacer patente la necesidad de que los gobiernos y pueblos del mundo tomen conciencia y realicen acciones conjuntas para enfrentar y reorientar las causas que están deteriorando y agotando los recursos naturales y ambientales en muchas regiones del planeta.

Los compromisos globales y nacionales se renuevan en los foros mundiales, como ha sucedido con la Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992), la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable (Johannesburgo, 2002), la Cumbre del Milenio (Nueva York, 2000), así como en los protocolos, conferencias o agendas, vinculantes o no, en temas específicos, tales como atmósfera, biodiversidad, cambio climático, desertificación, mujeres y hábitat, entre otros.


Asimismo, cada 5 de junio, las Naciones Unidas y los países conmemoran esa fecha para estimular una mayor concientización y participación a favor del medio ambiente, promoviendo políticas y estrategias a nivel global, regional, nacional y local, orientadas hacia una relación sustentable de la especie humana con los recursos naturales (suelos, agua, atmósfera, vegetación, así como los seres vivos y especies que habitan en esos ecosistemas) para asegurar la supervivencia humana.


El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra de diversas maneras, desde conferencias mundiales y actos gubernamentales hasta celebraciones populares de carácter cultural, social y político. Cada vez son mayores las exigencias de la sociedad por la adopción de políticas, estrategias y acciones que hagan más eficaces los compromisos de preservación del medio ambiente.


En un mundo en constante globalización, la población, además de multiplicarse en diversas regiones a tasas todavía elevadas, registra flujos crecientes de movilidad y migración, en un proceso expansivo de urbanización y ocupación del territorio y sus zonas verdes, y en el que sus recursos naturales se deterioran y agotan cada vez más.

El ritmo global de desarrollo y sus transformaciones tecnológicas excluye del progreso a los sectores sociales más vulnerables de la población y empuja a la pobreza a millones de personas. Otro rasgo crítico de este desarrollo se basa fundamentalmente en patrones de consumo intensivos en combustibles fósiles y con consecuencias casi irreversibles para la estabilidad del planeta: según los informes científicos recientes, de continuar el ritmo actual de calentamiento de la Tierra, provocado esencialmente por la actividad humana, hacia el año 2050 podrían extinguirse hasta 30 por ciento de las especies animales y vegetales, la sequía y el deshielo de los glaciares dejarán sin agua dulce a más de 1 000 millones de personas, mientras que otras regiones sufrirán fenómenos meteorológicos extremos e inundaciones, además de otras catástrofes naturales y guerras por recursos.

Il Metro Sensual

Publicar un comentario

Entradas populares